miércoles, 15 de abril de 2015

CONDUCTORAS SUICIDAS. CROCHET AL VOLANTE.




Perdonadme este tiempo de ausencias, pero mirad en que estaba endredada y nunca mejor dicho. Me explico:

El otro día se me ocurrió montar en bici con una larga y vuelosa falda, es lo que tiene la llegada del buen tiempo y no creer en el mito que hay que ir en bicicleta necesariamente en pantalones.


En el viaje de ida al trabajo todo discurrió sin novedad, aunque mi llegada fue de lo más atípico a una ciclista al uso, más bien era similar a una imagen de Vacaciones en Roma en dos ruedas sin motor y sin Gregory Peck o varón que se le parezca. Me basto yo solita para liarla o llegar con la precisión de un reloj suizo.

Durante toda la ajeteadra mañana mi falda se balanceó por toda la oficina como los largos y románticos tutús franceses coreografiando diplomáticas gestiones.
En el viaje de vuelta a casa soplaba una más que suave brisa que refrescaba el calorcillo del mediodía y que le daba a mi falda un simpático movimiento que no tuvo la menor gracia, ya que se me metió un extremo por la rueda trasera y se enganchó entre las zapatas de los frenos. Sentía yo que no conseguía acelerar con el pedaleo y al bajar del sillín me encontré a una mujer a una bicicleta endredada.  Literalmente ¡Ahora si que la había liado!


Ahora entenderéis todo mi esfuerzo. Por fín lo he terminado. He seguido a pié juntillas un calculado patrón con la técnica aprendida y dominada del crochet. Un movimiento de mi instrumento,  mi ganchillo, viajando por un concertado baile de nudos, cadenetas, vueltas y revueltas en acertada disposición, pasando del rojo al verde, volviendo por el amarillo y acabando con el azul.
Esta obra me salva de enganchones inoportunos y nos hace la vista más agradable, dándole color a la ciudad y a nuestros ojos.

Siguiendo esa misma inercia, continuo hilvanando ideas y me pregunto si no sería conveniente introducir unas clases de ganchillo o tricot en las escuelas de conducción para aprender a seguir unas normas escritas, dibujadas y concertadas entre todos para ensartar cada uno de nuestros movimientos en cada hueco de la telaraña de la vida. El mejor y más grande mosaico que el tiempo se encarga de ir tejiendo.

Mucho ojo para no liarnos ni endredarnos con las madejas.

Estos conductores son unos verdaderos artistas.


RUSH HOUR from Black Sheep Films on Vimeo.

Conducir es aprender a sincronizarse con los demás.

Queridos Calados y Lectores no deis puntada sin hilo.

Besos de las Gemelas del Sur.

18 comentarios:

  1. Hola Gemelas!
    Una entrada con mucha gracia y muy colorida en todos los sentidos.
    La coreografía del tráfico se aprende con las buenas prácticas, como casi todo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la experiencia es un grado, pero cuidado, nos puede relajar peligrosamente.

      Besos a todo color.

      Eliminar
  2. Creo que es más importante adivinar la actitud de los demás conductores.
    Yo suelo adivinar cuándo un hijoputa me la va a hacer, conduciendo.
    Salu2 conductivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese don le llamo yo tener un sexto sentido y te salva más de una vez de un disgusto.

      Besos intuitivos.

      Eliminar
  3. Las mujeres en bicicleta son más atractivas?
    Yo diría que si...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué me dices de esas piernas varoniles musculadas por el pedaleo. ;)

      Besos pícarón.

      Eliminar
  4. JE, JE, JE, DIVERTIDO!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primavera que nos enjugaza. :))

      Besos alegres.

      Eliminar
  5. Realmente es un sistema hermoso e ingenioso para llevar falda volandera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay de un triste plástico gris, nada comparado con esta preciosidad. La única pega que necesita más que de vez en cuando a la lavadora y punto.

      Besotes.

      Eliminar
  6. ¿LLevas guardabarros? Esas faldas con vuelo para vol... bailar. Menudo susto con la bici. La bici de la foto, preciosa. La quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Amparo, es en el guardabarros donde se engancha con unos pequeños ganchos como corchetes.
      No fue ningún susto, solo una anécdota y una gran desgarro en la falda, pues no salía de las ruedas ni para atrás ni para delante, no hubo más remedio que dar tirón. Ahora me toca remendar como las abuelas y lastimeramente no la tengo ya que me ayude.

      Esa bici es lo más bonito y llamativo, un valor añadido para hacernos ver bien por los conductores.

      Besotes.

      Eliminar
  7. El video es de infarto, jajajajaja
    La idea del "cobertor de bicicleta" me parece genial y muuuy tierna. Además de todo lo que exponéis, con lo que estoy totalmente con vosotras, tengamos en cuenta el calorcito que arropará a nuestra querida compañera de fatigas en esta selva de tráfico en fechas frias e inclementes.....
    Besos suicidas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, cuanta sabiduría tenían nuestras abuelas!!! quién no tiene un tapetito a ganchillo de ellas... Ese cobertor tiene un aire encantador y a la par práctico. Soy un jinete que cuida mucho su montura, fiel compañera en el camino.

      Besos al galope.

      Eliminar
  8. jajajajajajaja...bueno, primero A LOS MUY BUENOS ATARDECERES. Y al tema, a veeeer...aquí tengo que dar cuenta de la siguiente anécdota personal. Veamos, si nos pusieran los 4 apellidos en lugar de sólo dos, digamos que uno de ellos es escocés (por parte de mi abuela materna). LO DIGO porque tengo un Kilt, sí sí, UN KILT, QUE NO FALDITA A CUADROS, bien, en cierta ocasión probé eso de montar en bici con el kilt puesto, Y NO LO ACONSEJO A NADIE QUE QUIERA PROBARSE LA PRENDA, que a ver, es chula de narices y le tengo mucho cariño, pero para ir en bici...MEJOR EL PANTALÓN, pero de todas todas, jajajajajaja...

    Por cierto, muy currada la bici (como te vea la abeja Maya y sus parientes te va a tocas darle al pedal a lo Indurain, jajajajajaja...)

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah!!! pues sospecho que esa hidromiel de tu taberna es puro whisky escocés, confiésalo. :)

      Qué revelación, un KILT, Y AUTÉNTICO. Me imagino el fresquirri que sentirías en la bici, por eso prefiero las faldas largas y reconozco que los pantalones son más prácticos, sobre todo los cortos en verano y a lucir pantorrillas. Una curiosidad tengo, cada clan tenia unos colores en los cuadros de su kilt, ¿Cuales son los tuyos? ¿Tan vivos como los de mi bici? Jajajja!!!!

      Besos y besos.

      Eliminar
  9. Pero qué bueno!
    Oye, la bici crochetera es una pasada para ponerla colgada de una pared o algo así.
    En cuanto al vídeo... flipo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea!! todo un ejemplo de pop art!!!

      El vídeo es un prodigio de coordinación. Cada vez que lo veo, sufro, más de una vez veo esos milagros en la vida real, si no pasa más es por alguna razón que desconozco.

      Besos.

      Eliminar