miércoles, 22 de abril de 2015

TE DIJE QUE VOLVERIA......... CON UN NUEVO CICLO



       Fernando Fernández Páez




Sabes, amor? Todo gira hacia la luz,
el manto gris de nuestro mar, ya clarea con el sol, 
sus olas ya no golpean ni socavan la arena,
la empapan de espuma vibrante, deseosa.


Su ciclo azul, intenso, atrevido y proteico,
perfila sus límites, desvela sus secretos,
y como en un instante mágico y eterno,
la tierra avanza a su encuentro, añorante.


Sabes, amor? Es el cielo es que vuela hacia él
para fecundar sus aguas luminosas,
el que agita las nostalgias del otoño,
el que dirige sus vientos hacia el horizonte.


Granado de sal, hirviente, apasionado,
límite de cada mundo, de cada pensamiento,
construye el azul para cada suspiro,
alimenta las almas de los soñadores.






10 comentarios:

  1. Un giro repentino hacia la luz nos convierte en devotos de todo lo que huela a primavera, a renacimiento, a comienzo…

    El otoño queda lejos y se siente ya en el pulso la fuerza de la renovación, su energía nos redime la piel y el alma. Y damos nuevo crédito a la vida, al amor, a las palabras, todo se tranquiliza, se intensifica el azul y se calma el mar y se apasiona el cielo y la tierra, un triángulo en equilibrio; el cielo protector, la tierra amante y el mar sereno y entregado, aliviado de enfados y desengaños vuelve a abrazar la arena, que siempre lo ha perdonado.

    Hoy sí que me he contagiado del mar...

    Abrazos Latour

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el mar, a mi entender, se entrega demasiado fácil en primavera. Me gusta más su furia de invierno y su magnetismo otoñal..
      Pero, sí, su alegría es contagiosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un relato de renacimiento de un deseo en retomar costumbres pasadas, una manifestación gloriosa de las ansias de vibrar y latir. Ganas de vivir y ser, de nuevo, otra vez, una más... El eterno ciclo de la naturaleza que hoy, dia internacional de la tierra, encuentro muy inspirado y motivador.
    Un abrazo Latour!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fuerza del mar, los equinoccios y la luna, un buen triangulo amoroso. Muy responsables de ese ciclo que tú nombras.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Buen canto a la primavera.
    Salu2 primaverales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, amigo. Feliz primavera!!

      Eliminar
  4. Mira que pasa si se alimenta al monstruo, al alma de los soñadores
    Yo, soñadora hasta lo enfermizo, no contemplo renacimientos, primaveras; ese revivir del entorno no significa nada para mí. No deseo renacer en un ciclo eterno sino explotar en una nueva estación, una sin nombre, que siempre está por llegar. Inventar un nuevo lenguaje, conjugar la búsqueda con deseos infinitos, desvincularme del tiempo lineal, del espacio definido, de lo aprendido, de lo que viví como imprescindible.
    Me quedo con el orgullo de vivir; vivir a instantes; esos que tú dices, mágicos y eternos; imperfectos, deseados, esos que son tanto o apenas nada, pero que saben a calma o a locura, que te agarran a la vida. O algo así Latour
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o algo así.......Renacer en cada y para cada incertidumbre, cambiar las estaciones por instantes en cada una de ellas, buscar a través de la bruma o vencidos al sol, buscar la calma desde la locura para perderse en otra nueva búsqueda.
      Soñar para vivir al límite, soñar, soñar, soñar.

      Eliminar
  5. "Sabes amor?"...Una primavera compartida como la que recitas es doblemente primavera, más intenso el azul, vibrante el cielo y cobijo de todas tus ensoñaciones.

    Cálidos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gemelas, realmente hay mucha fuerza en los cambios, mucha aventura, mucho que ver.....
      Un abrazo!!!

      Eliminar