martes, 30 de abril de 2013

LA GATA SOBRE EL TECLADO. Vírgenes de España


La niebla ha bajado hasta la ciudad esta mañana como una lengua larga y húmeda. A través de los cristales del balcón, los árboles que pueblan el viejo cauce apenas se ven, envueltos en esa boira blanquecina que todo lo oculta  como capa de tul. La anciana me observa desde su vieja mecedora con los ojos semicerrados mientras yo le pregunto si quiere que le lea un rato. Su mirada brilla y con esa señal me basta. 
El libro elegido es muy antiguo, amarillean sus páginas baqueteadas por el tiempo. El titulo: Las Vírgenes de España, la autora: Josefina nomeacuerdodelapellido. La editorial: Magisterio español. El año de edición, 1945.
Abro el libro al tun tun. Lo mismo me da un relato que otro. Todas las narraciones son muy parecidas, Cuentan la historia de las advocaciones que tiene la Virgen en diversos lugares de nuestro país. Y el libro habla, con metódico detallismo, de cómo surgieron las numerosas imágenes que habitan en capillas y catedrales de todo el Reino. 
 Las buenas gentes de la España medieval querían una imagen mariana para tener a quien invocar en tiempos de discordia y guerra - que era casi siempre-, pero no la tenían ni tenían posibilidades de encargarla. Es por esto que en la mayoría de estas historias,  suelen aparecer tres caminantes o peregrinos, o incluso mendigos, que buscan cobijo en los conventos o en lugares de reconocido fervor. Los supuestos caminantes se encierran en un habitáculo y cuando las buenas gentes ven que pasa el tiempo y  no salen,  piensan que han desfallecido de hambre y abren la puerta. Es entonces cuando  encuentran una imagen de la Virgen realizada con celestial primor. Efectivamente, los peregrinos han desaparecido, razón por la que estas gentes piadosas  suponen que han sido ángeles bajados del cielo para realizar tan excelsa labor.  
A la anciana le encanta que le lea estas historias y a mí también me gusta leerlas, aunque presiento que por motivos bien diferentes. Hoy he escogido la historia de la Virgen de Atocha. Os la cuento resumidamente. Corre el año  720 de nuestra era.  Don Gracián Ramirez es, además de noble estirpe,  un ferviente devoto de una virgen que se conserva en una pequeña capilla, pero un día cuando el piadoso hombre va a rezar, se encuentra con que la imagen ha desaparecido. Desesperado, comienza a buscarla y la encuentra después de varias horas abandonada  entre unos espartos. Don Gracián, convencido de que la Virgen quiere que en ese lugar se construya un oratorio, manda hacer una ermita. Ahora bien, cuando los moros ven edificar los primeros muros, piensan que se trata de una fortificación y se disponen a atacar. Don Gracián, aterrorizado y al mismo tiempo convencido de que los albañiles - convertidos en soldados-  van a perder la batalla frente a las tropas morunas, y presintiendo que si esto sucede, su esposa y sus dos bellas hijas van a ser ultrajadas por los guerreros agarenos, decide... cortales la cabeza a las tres.  
  Cojo aire mientras la anciana me mira espantada desde su mecedora.  
-¿ Eso dice el libro?
Hago esfuerzos por no reírme.
-Sí. 
- Pues qué bruto el hombre - afirma un tanto enojada- 
Bruto y piadoso, el tal Gracián se equivoca en su funesto pronóstico y resulta que es su bando de albañiles/soldados el que gana la batalla. "Triste y arrepentido de haber dado muerte a su familia" - cito textualmente- el noble regresa a su casa y... ¡oh sorpresa!  encuentra a su esposa y a sus dos adorables hijas bordando mantelitos a la luz del atardecer. Vivitas y coleando aunque eso si,   con la huella del cuchillo marcada en sus esbeltas y pálidas gargantas. 
- O sea, que resucitan- me dice la anciana con los ojos abiertos como ensaladeras.
- Eso dice el libro.
 Acabo la lectura apresuradamente  porque me niego a ofrecerle mi confianza y mi preciado tiempo a mentira de tal calibre,  y me pregunto cuántas mentes infantiles - el libro va destinado a los niños- quedarían deformadas con terribles historias como ésta. Pero de todo se aprende en esta viña del Señor y todo tiene sus ventajas.  Después de tan cruel lectura,  pienso que si algún día se nos va la mano y le cortamos la cabeza a lo Tarantino al vecino que no para de dar la murga con la música reguetona, es posible que si somos piadosos y nos arrepentimos, podamos encontrarlo al día siguiente vivito y coleando mientras salimos a tirar la basura. Eso si, con la huella del corte jamonero aún en su cuello. 
 Afortunadamente, la anciana se ha quedado dormida. Decido que es mejor no traumatizarla con estas lecturas, fruto de los primeros años de la dictadura y de una fe tosca y desacertada, producto de leyendas en las que las batallas, los asedios y la religión estaban espantosamente entrelazados siempre en el mismo saco.  
Que Dios nos pille confesados y que Maria nos perdone todas estas descabelladas historias en las que Ella - la Madre coraje que fue- era obligada a cabalgar junto a los guerreros sedientos de sangre y de nuevos territorios que ampliasen las riquezas de cualquier reinecillo de tres al cuarto.  
Que así sea. 

12 comentarios:

  1. Divertida historia hasta el final, a pesar de los ¡sangrientos cuchillos! y muy bien escrita, como es habitual. Me ha recordado un libro, también antiguo, que me daba por leer de pequeña, que se llamaba Cuentos y Leyendas, con una tapa forrada de tela y una imagen oscura en el centro, me daba miedo, pero no podía evitar leerlo.

    Saludos Amparo

    ResponderEliminar
  2. Bueno bueno, qué risas me he echado!! Y es que es verdad, qué manera de manipular, qué tiempo más oscuro amparado en dirigentes e intereses ruínes, de la mano del poder, una iglesia infame. Lo peor es cuánto queda todavía de esa insana y enfermiza moral caducada. Es que acabas idiota o ateo. La verdad, prefiero lo segundo.
    Relato muy bien hilvanado, como no podía ser de otra forma. Y sincero y real... Como la vida misma.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No podía imaginar que estando la celestial figura de la virgen y su culto, este fervoroso cristiano pasara a cuchillo a su familia. Parece una constante en la literatura, ya que haciendo que estudien, esta tarde me he topado con Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba, familias enemistadas, cuchillos, sangre, muerte...
    Mañana, leele el periodico, no se lo podrá creer.

    Debe ser un placer oírte, porque seguro que lees igual que escribes.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Al menos la lectora de las historias consiguió que la anciana se quedase dormida. Una gran hazaña a pesar del relato.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Gemelas. Es para que veais que no siempre escribo cosas deprimentes. También me gusta que os riais con mis relatos.

    ResponderEliminar
  6. Emilio, eres contundente. En cuatro líneas has resumido el mensaje de este relato que, evidentemente, no sólo pretende ser divertido. La Iglesia ha cometido muchos errores y esperemos que no siga cometiendo más.

    ResponderEliminar
  7. Mar, supongo que en aquella época el honor era más importante que la vida, eso lo entiendo; lo que no entiendo es que después de cortales el cuello, se las encontrará otra vez con la cabecita puesto en su sitio. Con los milagros no se juega, o eso creo.

    ResponderEliminar
  8. Comandant, yo creo que se hizo la dormida para no seguir escuchando.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué piadoso y bondadoso el tal Gracián! Cortando cabezas para evitar el sufrimiento de las víctimas. Tan bondadoso era que al final es recompensado aun habiéndose equivocado. Lo que no entiendo es que si tan beneficioso era cortar cabezas para evitar el ultraje, ¿por qué no se cortó también la suya?

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente Ehse, debía haberse cortado primero la suya, aunque en el fondo yo tengo dos teorías: o bien, no les cortó el cuello sino que las escondió en el fondo de un armario o...si desde luego les cortó el cuello, no habría Virgen alguna que recompusiera esa fechoría. En fin, errores de nuestra religión que deberíamos reconocer.

    ResponderEliminar
  11. Earn faucet satoshis over at Easy Bitcoin Faucet. Up to 33 satoshis every 10 minutes.

    ResponderEliminar
  12. Did you think about using the best Bitcoin exchange service: YoBit.

    ResponderEliminar