lunes, 9 de febrero de 2015

35 MILÍMETROS: MONÓLOGO SOBRE LA SOLEDAD


Sentir soledad es una experiencia subjetiva ya que uno puede estar solo sin sentirse solo o sentirse solo cuando se halla en grupo.

Somos seres sociales que necesitamos de los demás para crecer como personas Y no sólo para cubrir nuestras necesidades de afecto y desarrollo personal, sino también para afianzar nuestra autoestima, ya que ésta se genera cada día en la interrelación con las demás personas que nos rodean.
Pero cuando se llega  a una edad en la que los seres queridos y también las amistades se van yendo. Cuando las relaciones sociales disminuyen porque dejas de ser productivo. Cuando los hijos se marchan ...¿quien queda ?

La soledad, salvo excepciones, es una experiencia indeseada similar a la depresión y la ansiedad
Esa soledad no deseada puede convertirse en angustia, Y a veces pensamos... que mal genio tiene la vecina, vive sola, pero es que ¡no hay quien la aguante!. Quizá, la vecina se revestirá con esa actitud de aparente fortaleza, autosuficiencia, agresividad o timidez. Y todo, para esconder la inseguridad y el miedo a no ser querida o que no se la  respete.
La soledad es una situación que hemos de aspirar a convertir en transitoria para que no resulte traumática,
¿Pero, sabéis cuantos ancianos viven solos en este país? mas de un millón y medio. Las estadísticas dicen que uno de cada cuatro mayores de 90 años vive solo.

El vídeo que os muestro forma parte de la campaña lanzada por la Federación Amigos de los Mayores "NoEstáisSolos" 

Soledad hace tiempo que no tiene con quien hablar, su vida se ha convertido en  un monólogo. 



Sinceramente amigos Calados, hemos de pensar en esto, o dentro de no tantos años, el tiempo pasa volando, estaremos recitando nuestro monólogo..

Marinela

18 comentarios:

  1. Con la vida tan social que tenemos cuando somos más jóvenes es una dura realidad a la que todos llegamos. Buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad es algo subjetivo, para cada persona puede ser una experiencia en distintas etapas dela vida, pero lo que esta claro es que por probabilidad, es más seguro que cuando llegue ..en la etapa más avanzada de nuestra vida sintamos soledad, aún teniendo una familia que nos acompañe.

      Eliminar
  2. La soledad no buscada ni deseada es horrible.
    Salu2 acompaña2, Marinela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Dhyego, pero el drama lo viven estas personas que llegan sin darse cuenta a convertirse en islas.

      Saludos en compañía

      Eliminar
  3. Me ha gustado el post, nos hace reflexionar sobre algo que nos puede llegar cuando menos lo esperemos. Ojalá ninguna persona mayor llegara a verse sola, debe ser muy triste.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafaela.
      Por desgracia hay muchisimas, los cambios que se han producido en nuestra sociedad, hace que la no dispongamos de tiempo para dedicarles a los mayores, un rato de compañía.

      Abrazos

      Eliminar
  4. Cómo han cambiado las cosas. Hasta hace una generación los abuelos eran una parte de la familia inseparable, venerada, necesaria, integrados como pieza clave para dar un vuelco de 180 grados en estos tiempos y ser una familia sin hijos, una viuda o un viudo solitario en esa colmena de edificios.
    Hay de ellos que se movilizan y funda colonias en algunas zonas donde se reunen a vivir cada uno independiente en su casa, pero rodeados de amigos y vecinos como ellos con los que compartir sus vivencias y ayudarse mutuamente. No es mala idea.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puesto que cada vez la sociedad se hace más mayor, ya no hablamos de 3º edad sino de 4ª.... desde las instituciones deberían pensar que alternativas se pueden dar para que estén atendidos en todos los aspectos de sus vidas.
      Pero tal y como están las cosas que se pasan el día restando ¡como para poner una suma y esperar que la resuelvan!

      Besos

      Eliminar
  5. La sociedad ha cambiado tanto que no se reconoce. Todos trabajamos, todos vamos corriendo, y cuando los padres se hacen mayores ¿quién se ocupa de ellos? ¿y si están enfermos? ¿y si no pueden valerse? Yo, por lo que ocurra, me estoy haciendo muy amiga de la soledad: es dura de roer, al principio, pero luego se va aceptando. De lo que sí estoy segura es de que cuando sea anciana nunca bajaré a un centro de la tercera edad a estar bailando desde las cuatro a las siete de la tarde. Qué pereza. Con lo bien que se está en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay para todos los gustos Amparo. Y dicen que el baile es un ejercicio buenísimo llegada una edad, ayuda a mantenerse en forma y con un ánimo alto. No estará mal un baile de vez en cuando.

      Eliminar
  6. ¡Qué difícil es la vida de mayor! Sobre todo cuando ya no controlas tus movimientos (en el sentido amplio). Sobre todo cuando no sabes vivir con la gente o la gente no sabe vivir contigo. Sobre todo cuando no dependes de tu cuerpo.

    Besos (y gracias por estas indicaciones).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es bastante complicado, pero creo que todos deberíamos poner un poco, con nuestros mayores o con los que de los demas, solo con eso, la soledad de muchos sería menor.

      Beso

      Eliminar
  7. me gusta vivir el presente, la soledad para mucha gente es un problema enorme y muy triste.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también Karin, pero vemos en tiempo presente la soledad del vecino que vive solo a sus 90 años, y no es que viva solo, si es su deseo, es que no recibe visitas desde hace años.....eso es enormemente triste para él, pero a mi no deja de dejarme un poso de tristeza, quizá porque cuando lo miro miro hacia el futuro.

      Eliminar
  8. La soledad puede ser genial, pero cuando es indeseada, es algo terrible.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo Ehse....

      Abrazos

      Eliminar
  9. Llevamos a nuestros hijos a guarderías y a nuestros ancianos a residencias o pagamos a alguien para que los cuide.. tenemos que trabajar... Nos lleva de la mano un ritmo que no permite entretenerse en aquellos que nos necesitan. Algo está equivocado. No es sano renunciar a esta parte de la vida, nos lo perdemos, les apartamos. Claro que en el caso de los ancianos.. les dejamos en el momento más difícil, cuando tienen que renunciar cada dia a una parcela de autosuficiencia. Habrá quien siempre estuvo solo, quien eligió independencia. Habrá quienes, la mayoría, se han ido quedando mientras los suyos morían..
    En cualquier caso todos perdemos si no somos capaces de atenderlos. Y, como siempre, cada uno en su pequeña vida puede parchear las situaciones que le toquen de cerca, arrimarse a esas vidas tan gastadas y poner remedio; amabilidad, paciencia y amor, dar algo de tiempo y calor a quien cansado o no, enfermo o no, es más vulnerable.
    Todos podemos hacer algo, siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pues que he de decir Nepalí?, que has hecho una declaración de intenciones que podemos y debemos tener en cuenta, que los nuestros son nuestros, pero los que no son de nadie, también sufren de soledad y también podemos hacer algo, por corto que sea el tiempo que les dediquemos, para ellos será infinitamente satisfactorio y saludable.

      Un abrazo.

      Eliminar