miércoles, 3 de septiembre de 2014

CONDUCTORAS SUICIDAS. BICICLETA VERDE


Como todos los veranos, mi contacto con la bicicleta y la naturaleza es en grado superlativo, me metamorfoseo durante mis vacaciones como esta mantis religiosa, sin haberme comido todavía a mi chico y sin haberme faltado las ganas, en una simbiosis perfecta entre máquina, cuerpo y monte mediterráneo.

Sin horario ni calendario, sin más reloj que el de mi tripa, sin más tecnicismos que una buena leña y su brasa, sin más aire que el de la brisa que sube del horizonte del mar o del bombín para inflar las ruedas de la bici y el superrefrescante vientecillo en la cara de velocidad bajando la pendiente de esa loma, ni más agua que el de la balsa de riego donde refrescarme y la del botijo para beber. La simple y sencilla austeridad que te proporciona la naturaleza y la que tus fuerzas pueden sostener y aguantar en su pulso.

Pero este verano siento que he traicionado ese espíritu verde, solo un poquito, porque mis fuerzas no están en el punto máximo y hemos pedido una ayudita a la tecnología para seguirle el ritmo a la naturaleza. Me he agenciado un nuevo aliado, un superheroe del pedaleo, una bicicleta eléctrica. Ese padre que nos empujaba en nuestro pedaleo cuando estábamos aprendiendo a guardar el equilibrio, tal cual es lo que sientes cuando a cada golpe de pedal se conecta el motorcillo y te ayuda en tu fatiga, lo que se le llama pedaleo asistido.

El punto justo de tecnología sin perder ese sostenible color verde de esa bicicleta puntera, en perfecta simbiosis con la naturaleza, respetándola y no fagocitando sus recursos. La tecnología sin convertirse en un parásito depredador ahogando al huesped.

Iniciativas existen en ese sentido. Tenemos el plan Pima Aire que ha lanzado el gobierno para promocionar el uso de vehículos eléctricos que no he dejado escapar y me ha dado el empujón que me faltaba para comprar la bicicleta, unos 200 eurillos de ahorro. Os dejo el enlace para ampliar información, pinchando en su título.

También iniciativas privadas que velan por la sostenibilidad y además unidas a proyectos solidarios con la comunidad. Este es el caso de una empresa de Zambia , Zambiques, que fabrica bicicletas con el cuadro hecho de bambú, abundante en la zona, casi como una mala hierba y aprovechado con la ayuda de un proceso técnico innovador que está mejorando el transporte de los zambianos e incluso exportando el producto internacionalmente. No os perdáis el artículo de prensa, pinchando el enlace.

Pensando y actuando en verde. Impulsando un sistema alternativo de transporte, resucitando y redescubriendo a este antiguo invento de dos ruedas.

Besos de clorofila, queridos Calados y lectores.

21 comentarios:

  1. ¡Te veo en buena forma! ¡Que no decaiga ese ánimo!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dyhego!!!! Confío en que la bicicleta al menos me mantenga en forma, además de ahorrarme algún eurillo en gasolina que mi economía no está en tan buena forma. ;)
      ¿Te apuntas a moverte en verde?

      Besos animosos de reencuentro.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Tracy, tienes que probarlo, anímate, valiente!!!

      Besos.

      Eliminar
  3. Hace años que no monto en bici (la bici estática no cuenta). Y el caso es que me gusta la bici, pero resulta "imposible". A mi lugar de trabajo (32 km) es imposible, por la distancia y porque hay que salvar un puerto bastante pronunciado. Murcia es llana, llanísima, pero hace tanto calor como en Valencia. ¿Dónde voy todo sudado? Y el riesgo de no encontrar la bici... Y que vivo en un piso superpoblado. Me gustaría mucho utilizar la bici, pero es imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener muy buena forma para salvar esos 32 km en bici y más con un puerto, pero en ciudad es una buena alternativa a los atascos y al ahorro de gasolina, además encuentras en el camino un ambiente de cortesía, complicidad, dándonos los buenos días al cruzarnos o simplemente cambiando una sonrisa.Y del sudar, con la bicicleta eléctrica sudas lo mínimo, ya te digo el empujoncito extra biene de perlas. Yo también la tengo en mi pisito, si te dijera cómo....;)

      Besitos de ánimo.

      Eliminar
    2. Se me coló el dedo, quise escribir "viene". El teclado del portátil no va conmigo, ainsss!!!

      Eliminar
  4. Me encanta ir en bicicleta.
    Si por mi fuera haría desaparecer los coches hoy mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciclocity!!! Sería una ciudad más amable y más silenciosa. Poco a poco la transformaremos.

      Besos.

      Eliminar
  5. Pues un 10 para ese ecológico y sano espíritu que apuesta por el uso de la bicicleta. Soy igualmente amante de este vehículo, y cada vez, la capi se adapta a hacerlo de manera más segura y confortable. Son muchos los días que la uso para "acelerar" mis actividades por la urbe, y también, de vez en cuando, símplemente por el puro placer de sentir que me muevo de manera limpia y eficaz.
    Un saludo de clorofila aderezada de gasoil de los escapes urbanos... (que asco, ¿no?). Mejor quitamos le aderezo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajajá!! Tu también lo corroboras, se hacen las gestiones más deprisa, se ahorra tiempo y al mismo tiempo se disfruta mejor del movimiento libre de tus fuerzas y del espacio. El único inconveniente es la falta de artilugios para atar la bicicleta con seguridad en las calles, difícil encontrarlos.
      Ay!! los gases, los pestilentes gases que inevitablemente me trago parada en los semáforos detrás sobre todo de las motos, entonces es cuando dudo de la salubridad de montar en bici. Bien esto me ocurre muy pocas veces, porque intento escabullirme a zona sin humos.

      Besos compañero ciclista.

      Eliminar
  6. Qué verano más bonito has descrito. El del botijo, el de la balsa de riego, es del respeto absoluto a la naturaleza. tengo que ver esa bici eléctrica porque a mi me encanta la bici, pero cuando llegan las cuestas... Habrá que ver ese invento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un verano de desconexión, Amparo!!!
      Eso está hecho, te le enseño cuando quieras y comprenderás que las cuestas no son un inconveniente a nuestras fuerzas, esta bici te eleva el ánimo y las fuerzas para subirlas.

      Subidón de besos.

      Eliminar
  7. Vaya veranazo que te has pegado entonces, así da gusto. :D
    Me han enamorado las Zambiques, ese tipo de proyectos siempre me llaman la atención. Póngame diez.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Un veranazo con el trabajo que demanda la vida en el campo, pero a mi ritmo y hasta donde yo quiera, a mi medida. Ojalá al volver al "trabajo" pudiera hacerlo igual.
    Estas iniciativas como Zambique son dignas de elogio, un modelo a seguir, crear empresas que lleven detrás un proyecto solidario con la comunidad, reinvertir parte de los beneficios en las personas y su bienestar. Perfecto!!

    Besos y besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Gemelas.

    Me alegro de que hayas conectado con lo verde en forma de dos ruedas. Veo que le has dado al pedaleo con alegría.;) Es genial poder retomar esta clase de aficiones en verano. De eso se trata, de pasarlo bien y distanciarse de la ciudad y sus inventos.

    Un par de besos muy fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría reencontrarte por este Territorio Calado, Luisa. Ya ves, aprovechando las vacaciones para escapar de la ciudad y palpar la tierra con su vestido verde.
      Me paso por tu casa para saber de ti y tus proyectos que seguro son muchos.

      Besos Calados.

      Eliminar
  10. Muy buena iniciativa para el verano y para el resto del año también ¿por qué no?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Pilar. ¿Cómo lo has sabido? Así es, me la he traído a la ciudad y voy al trabajo con ella. Llego llena de vitalidad y energía con otra actitud, nunca pensé que sería así, tenía miedo de llegar cansada.

      Besos de bienvenida.

      Eliminar
  11. La verdad es que has descrito el ideal de unas vacaciones, desconectado de la rutina, movido sólo por necesidades básicas y en un entorno que llamamos "libertad".
    Es cierto que los términos botijo y bici eléctrica no encajan bien en la primera lectura, pero he reflexionado y la acepto como animal de compañia......
    Un beso caladisimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ideal de estas vacaciones han sido eso, la libertad de disponer el orden de realizar las tareas cuando quisiera. Esas vacaciones idílicas no han sido estas, te lo aseguro, en mi mente hay otras mucho más relajadas, llámese crucero, por ejemplo, con el todo incluido. :)

      Jajaja!! Es verdad no encajan mucho, aunque por allí también había posibilidad de hacer paseos en caballo, pero mantenerlo es casa, aunque sea de campo, es harina de otro costal.

      Besos poeta.

      Eliminar