viernes, 24 de octubre de 2014

FOTO POR TÍ_Los pisos de los bancos

Piso piloto. Gracias a los bancos.
País este de pandereta, chorizos y malnacidos. Últimamente las noticias me dan naúseas, aún más, más cada vez. Es imposible no maldecir a tanto impresentable. Es imposible no querer romper la cara a guantazo límpio a todos los de las blacks, y a tantísimos otros.
¿Qué se puede esperar si no hay más porque nos lo han robado estos listos? Me avergüenza cada mañana formar parte de un país con una clase dirigente como esta. ¿Es tan difícil no mancharse de todo lo sucio cuando se es político en este país? ¿Quedará alguno honrado? ¿Alguno podrá ser decente? No guardo esperanza alguna.
Poco tengo. Pero lo peor es que aún espero menos.

18 comentarios:

  1. De los políticos no se puede esperar nada bueno.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ni pizca..., qué pena!
      Saludos Dyhego!

      Eliminar
  2. "De político a ladrón, solo hay un escalón"...y ahora, ni eso...todo es terreno llano para toda esta troupe que nos gobierna. ¡Que pena de país, aunque sea de pandereta, pero honrada!
    La foto indica como estamos....Lo importante es sobrevivir y no estar así "por dentro". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión la de tu última frase. No había pensado en esa metáfora "interior", pero ahora que lo mencionas, ese debe ser sin duda el aspecto del "interior" de la clase dirigente del país...
      Un abrazo Chelo!

      Eliminar
  3. Dormir bajo las estrellas puede ser hasta apetecible en un ambiente bucólico, ligado al campo, pero la imagen que nos presentas, ese dormir al raso, es la más injusta de las condenas para un ciudadano. El artículo de la Constitución que nos otorga el derecho a una vivienda digna está tachado en los papeles de los políticos y sobreescrito con alguna frase parecida a - la vivienda es un negocio lucrativo para una determinada clase social - y la mente de algunos además y el que no tenga casa que se ....

    ¿Podrá alguien simplemente cumplir la ley?

    Besos indignados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda han reescrito muchas leyes a su conveniencia. La indignación crece, y el sentimiento de que nos toman el pelo... No podremos durar mucho más así. Sin duda hay que reorientar las intenciones a la hora de elegir a los que nos deben mandar. ¿O podrá más, como hasta la fecha, eso de "más vale malo conocido..."? Hay que despertar y ser coherentes.
      Besos de vuelta.

      Eliminar
  4. Esperar de esta casta, es desesperar seguro. Pero quizás encontremos el modo de echarlos, quizás no sean necesarias las piedras (pero no las pierdas de vista)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que echarlos, sí, pero con la ley. Es tan sencillo como ser consecuente, o sólo nos quedará admitir eso de que "tenemos lo que merecemos"...

      Eliminar
  5. Todos nos damos cuenta de como está la situación, pero no entiendo por qué no despertamos y hacemos algo. No entiendo como estamos tan dormidos. O quizá ya no lo estemos tanto? Ojalá. Muy buena foto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá Beatriz, ojalá...
      Encantado de verte por estos lares, y por aquí andamos, de vez en cuando, tratando de despertarnos también. Gracias por el piropo. Por desgracia, es una foto fácil de "ver"...
      Un saludo!

      Eliminar
  6. Bestial. Es agresividad pura y dura lo que nos despiertan las noticias. Y es cierto, hasta los más pacíficos le partiríamos la cara a alguien con muchas ganas. Vergüenza es lo que no tienen. LA foto buenísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es triste pero cierto, y yo también paso, más fácilmente de lo que que quisiera, de la indiugnación a la rabia y la agresividad. Es que es insoportable ver y oir a diario cómo no hay dinero para la salud y la educación y a estos les daba por convertir los millones en horchatas, mariscadas, bolsos y viajes... Insoportable...

      Eliminar
  7. Estoy contigo, comparto las mismas sensaciones ante el panorama político y económico que tenemos. Y me temo que soy tan pesimista como tu. No puedo dejar de preguntarme si este país tendrá remedio alguna vez. Crees estar avanzando y resulta que no hemos salido de los mismos usos y vicios que parecen impresos en los genes de los nuestros dirigentes, vengan de donde vengan.

    La foto en sí misma vale por muchas palabras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da que estamos más cerca de convertirnos en una auténtica república bananera de tres al cuarto (con todos mis respetos para las repúblicas que sacan adelante su economía con la producción de bananas), que de compartir la andadura, incierta también no obstante, de la vieja Europa.
      Gracias! La foto en sí me hizo emocionarme cuando la saqué pensando en quién sería el dueño del colchón, y en si sabría leer..., o si tendría pesadillas llenas de impasibles banqueros de mirada adusta y corazón de hielo en las noches...
      Besos para tí.

      Eliminar
  8. La foto muy oportuna, por los contrastes y por la actualidad más rabiosa. Enhorabuena.
    En fin, Emilio, confiemos en que esta afloramiento de tanta corrupción sea un inicio para que todo cambie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si pudiera ser. Pero, de veras, no me los creo. A ninguno.
      Gracias Latour!

      Eliminar
  9. Para un panorama desolador una imagen de desastre y abandono.
    El contraste entre lo que se ofrecía y lo que queda... tantos proyectos concebidos con el único objetivo del enriquecimiento personal, a costa de lo que sea.
    Tu fotografía lo cuenta todo. También que la vida sigue. Y ahí están los graffitis, los carteles de quienes se anuncian para trabajar... y ese colchón..
    Una imagen dura (y en blanco y negro, que lo deja todo como más desnudo) para una realidad indignante.

    Un abrazo Emilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está ciertamente cuajadita de contrastes, y agradezco y te felicito porque desgranas los diversos niveles que presenta. El blanco y negro me pareció la mejor manera de acometer el tema, ante una realidad de tan triste color, mejor una fotografía sin él.
      Un abrazo!

      Eliminar