miércoles, 23 de abril de 2014

CONDUCTORAS SUICIDAS. EL OJO.


Booka Shade - Crossing Borders from Pomp&Clout on Vimeo.

Solo un ojo, unicejo, cíclope, pero que todo lo ve. Omnipresente, indiscreto, cotilla, espía, inquisidor, que observa absolutamente todo. Mi intimidad recelosa, tímida y mal pensada quiere ocultarse, pero no encuentra agujero, rincón, ni escondite donde pueda sentirse a salvo de su mirada. De alguna manera u otra consigue escuadriñar, incluso el detalle más celosamente guardado, creo que hasta adivinar mis intenciones futuras, y sospecho que el margen de libertad que creo disfrutar se encuentra custodiado por él.

Dios, el ojo de Dios, entre esos tres vértices del triángulo divino, ese que ilustraba mi libro de religión de la infancia, todavía creo verlo, allá en lo alto, por encima de nuestras cabezas, juzgando y autorizando con la patria potestad del único Padre, todos nuestros actos puros e impuros. Y esa figura alojada en lo más profundo de nuestra mente, sigue ahí, bajo varias capas que la adolescencia y la juventud rebelde han querido ahogar y ocultar. He ahí que conseguida tu independencia y autonomía, liberada tu conciencia y tomada posesión de tus propias decisiones, sigues sintiendo que algo de identidad inexplicable sigue como mínimo observándote.

Haciendo un esfuerzo materializando ese ente, podría sospechar:
Es Hacienda, esa Hacienda de todos, de todos los que nos pueden controlar, porque a algunos les observa con el ojo ciego.
Es internet, el rastro que dejo en sus redes que podrían dibujar mi perfil, hasta un primer plano de mi personalidad por muchos filtros o protecciones que defina.
Es google maps que cartografía hasta mi pequeña casita de campo en esa loma perdida y que el catastro utiliza para marcar los impuestos y que hasta ahora, espero, no destripe la intimidad de sus paredes.
Esa intimidad que también viaja trasladada en mi utilitario, solo desvelando los números de una matrícula y viaja acomodada, confiada en la protección de mis datos personales, hasta fruncir mi entrecejo al ver en la lejanía aproximarse por el cielo "la bola", un artefacto suspendido de otro mayor artefacto, la policía montada en un caballo alado "Pegasus" y no podría jurar que Hercules a su mando. Heles ahí.

Imagen tomada de la Revista "Tráfico y Seguridad Vial" de la DGT.

Pareciéseme decir: no oses hermano infringir las leyes de los dioses, queriendo igualar sus poderes, no correrás por encima de los límites humanos, salvaguardando al menos la vida de los demás mortales. El Olimpo puede esperar.

Un saludo calado de las Gemelas del Sur.

25 comentarios:

  1. Si sólo fuera ese ojo el que nos vigila....

    ResponderEliminar
  2. Allá donde fueres, fiscalizada quedas, por el ojo del vecino o por la cámara de la esquina.

    Besos de buen ver.

    ResponderEliminar


  3. Esta abierto el plazo para votar en la IV edición de haiku hasta el 25.04.14 a las 12h.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar. Vamos a pegar una ojeada.

      Besos.

      Eliminar
  4. ...ojos por todos lados!...estamos mas que controlado, para bien o para mal.
    Creativo y original vídeo.
    Abrazos a pares...que os vaya todo bien.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ramón, para bien o para mal, todo tiene sus pros y sus contras, no hay nada perfecto.

      Un vídeo redondo, redondo.

      Un par de besos.

      Eliminar
  5. ¡Ay! eso ojo que sólo ve lo que quiere ver. Si al menos este nuevo ojo-bola volador sirviera para "evitar" accidentes y no sólo para llenar las arcas públicas, me resignaría a ser observada cual bichito clavado con un alfiler sobre un tablero.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que triste es, tener que sentirse observado y controlado para cumplir las normas y una gran mayoría sentirnos aliviados que en esas circunstancias respetan nuestras vidas.

      Besos y besos.

      Eliminar
  6. Cada vez más se pasa de la seguridad al voyerismo...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Ya nadie sabe donde poner el límite que le advierta de ser indiscreto. El ciudadano puede convertirse en un número. códigos y datos que pueden pasar al mercadeo y a sus expensas hacer negocio, siendo ciegos al interés general que es el único indicador que debería prevalecer.

    Un par de abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Tráfico además de ser nuestra gran madrastra, es nuestro gran hermano, que agobio, jajajajajja
    Bueno el texto, interesante comparativa con el Olimpo.
    Un abrazo Suicidas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Casi, casi, podría ser también papa pitufo, lo digo por el azul de su emblema.

      En el Olimpo moran los dioses inmortales, pero en la tierra hay algunos conductores que se creen dioses emperadores de la carretera y que la mortalidad no va con ellos, consecuentemente la furia de los dioses caerá sobre ellos.

      Besos al vuelo!!

      Eliminar
  9. El Gran Hermano nos vigila, como diría Orwell (o el programa de televisión)...

    El otro día iba por la calle y me crucé varias veces con el cochecito ese de Google Maps, pensé "vaya qué casualidad", pero luego lo comenté con gente y quien más y quien menos se han cruzado alguna vez con él, y es que sí, hay cámaras por todos lados. La pregunta es: ¿hay humanos detrás de ellas? ¿O lo que hay son cámaras vigilando a las cámaras?

    En fin, paro ya o mis pensamientos entrarán en bucle...

    mejor llamo a Neo y que me saque de Matrix.

    Un abrazo clandestino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vigilados y diría que dirigidos sutilmente. Me impacto la película el Show de Truman que me llevó a pensar que la realidad que vivimos quizás sea un culebrón, un escenario sin margen de libertad, absolutamente controlados. En fín, esperemos que alguna cámara no nos caiga en la cabeza.

      Yo voy a buscar algún recondito lugar donde no haya pasado el rastreador de google maps y me pierdo un tiempo sin que nadie me encuentre, rollo zen.

      Un par de abrazos.

      Eliminar
    2. ¡¡El show de Truman es buenísima!! A mí también me impactó, y es verdad lo que dices, es una buena metáfora del mundo actual, y además lo hacen con mucho humor :)

      Abrazos desde mi tribu perdida (o encontrada) en la selva.

      Eliminar
  10. Lo saben todo, saben lo que buscamos en internet, conocen nuestros gustos, nuestros ingresos, nuestras dudas, nuestros sueños... TODO. Y Dios, aquel al que acoplábamos en un triángulo, ya no nos mira ni nos ve, así que el hombre se convierte en dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnología ha convertido al hombre en un dios, pero intuyo que algún día la propia tecnología nos supere y sea ella la que se convierta en nuestro dios, anulando la voluntad del hombre. "Un dios virtual". Da que pensar, verdad?

      Besos y besos.

      Eliminar
  11. Bienvenidos a Matrix!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos enfilando la recta hacia esa realidad virtual. ¿Quién podrá escapar?

      Besos.

      Eliminar
  12. Al final habrá que pasar a la clandestinidad para seguir viviendo libres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco leí que habían unas pocas tribus de indígenas en el mundo que voluntariamente habían decidido aislarse del mundo y no dejar influenciarse por otras civilizaciones. Voy a elegir una para que me adopten, pero temo que no me admitan, asi que fundaré la mía propia, no se dónde. Habrá que estudiarlo.

      Besos libres.

      Eliminar
  13. ¡Qué pesadilla! Espiados por todos lados.
    Salu2, Gemelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ver, Dyhego, observados por tierra, mar y aire, además desde el cielo, por ese ojo de dios llamado "satélite".

      Besos y besos.

      Eliminar
  14. Hola, Gemelas.

    La verdad es que aquí no se escapa ni el gato. Estamos en todos los ficheros del mundo y saben hasta cuál fue la primera papilla que nos dio nuestra madre.;)

    Podría contar una anécdota sobre un solárium y mi personita tomando el sol de cierta guisa, sintiéndose observada por un helicóptero… Ni te cuento.;)

    Un par de besos muy fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, oh!! no me lo cuentes que me lo imagino. Los dioses del Olimpo también tiene tentaciones...y desde el cielo tienen un inmejorable mirador.
      Y pensando, pensando, los mejores y más bellos atascos deben estar en las carreteras de la costa, junto a la playa.

      Besos y besos, bella escritora.

      Eliminar